C/ 8 de Marzo nº3, Alaquàs
96 150 15 15 / 96 214 87 14
Extranet Clientes

Impresoras 3D del futuro al presente

Las impresoras 3D llevan ya varios años existiendo, pero es ahora cuando empezamos a hablar un poco más de ellas. Y para que hablemos con un poco más de conocimiento de causa desde Encode vamos a intentar explicar un poco su funcionamiento y sus funciones reales.

Existen varios tipos de tecnologías cuando hablamos de impresoras 3D: FDM, SLS, SLA, SLM (estas últimas de impresión con láser). En principio nos vamos a centrar en la tecnología FDM que es la que más se ha popularizado en este tipo de impresión. Como todas las tecnologías de impresión en 3D utiliza un proceso de fabricación aditiva, es decir, que permiten fabricar un objeto desde cero donde las máquinas van añadiendo material hasta conformar la pieza final. Es una tecnología que permite conseguir piezas utilizando plástico ABS (similar al material de los juguetes Lego) o bien PLA (un polímero biodegradable que se produce desde un material orgánico que proviene del maiz).

La impresión con esta tecnología comienza desde la capa inferior, creando una superficie en la base para poder separar la pieza. Se utiliza un fino hilo de plástico pasa por el extrusor que es, en resumen, un dispositivo que calienta el material hasta el punto de fusión. En ese momento el plástico se depositando en la posición correspondiente de la capa que se está imprimiendo en cuestión.

Tras ser depositado en su lugar, el material se enfría y solidifica, una vez acabada esa capa, se desplaza verticalmente una pequeña distancia para comenzar la siguiente capa. Según la pieza a fabricar es posible que se necesiten varios soportes que se eliminan a posteriori. La impresión, como en la mayoría de métodos de impresión 3D, se realiza capa a capa. Os dejamos un video donde se muestra a cámara rápida como es el funcionamiento de esta tecnología y algunas piezas realizadas.

Una vez sabemos ya como funcionan estas impresoras podemos hablar de la utilidad actual de las mismas. En Encode estamos convencidos de que en un futuro muy próximo muchos tendremos en nuestro hogar una impresora 3D con la que podemos crear nuestros propios objetos, desde piezas de repuesto para nuestros electrodomésticos, elementos de decoración para nuestra casa, utensillios para nuestra cocina, juguetes para nuestros hijos o cualquier otra cosa que imaginemos.

La nueva generación de impresoras 3D personales han bajado a precios que rondan los 1.000 euros y permiten crear objetos de plástico ABS completamente funcionales, que después se pueden lijar, unir, cortar o pintar. Además de ser relativamente baratas y permitir crear piezas finales, la gran baza de las impresoras 3D es que permiten crear objetos uno a uno y totalmente personalizados para cada persona.

Lo lógico sería pensar que los fabricantes de impresoras 3D adoptarán el modelo de negocio de las impresoras de papel tradicionales, es decir, fabricarán impresoras cada vez más baratas mientras aumentan el precio de los consumibles.

Leave a reply


No soy un robot *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR